leche de coco casera

Aumenta tu bienestar con leche de coco

Last updated:

Si estás buscando una alternativa sana y ligera a la leche de vaca normal te traemos la fórmula para hacer leche de coco casera en tu propia casa. A pesar de que no te recomendamos su consumo habitual sí es una buena alternativa para sustituir en algunas ocasiones.

Se obtiene de este fruto tropical y es ideal para saciar la sed mientras nos nutrimos. Si bien en muchos países no es tan frecuente beber leche de coco, se la conoce porque está presente en cremas y lociones.

Ventajas de la leche de coco

Increíble riqueza nutricional

La leche de coco es una bebida equilibrada con un alto contenido en nutrientes esenciales, entre los que podemos mencionar:

Hidratos de carbono: 100 gramos de leche de coco aportan 5 gramos de hidratos de carbono.

Proteínas: 100 gramos aportan 2,30 gr. de proteínas, un contenido mayor que el de otros frutos.

Grasas: es una bebida especialmente rica en lipidos saturadas, de ahí que su consumo deba ser siempre moderado. 100 gramos de leche de coco aportan casi 24 gr. de lipido, de las cuales 21 gr. son de lipido saturada.

Muy rico en vitaminas y minerales

Además de carbohidratos, proteínas y lipidos la leche de coco es una bebida interesante en lo que se refiere a su contenido en otros nutrientes esenciales, como por ejemplo es el caso de vitaminas y minerales:

Vitaminas: destaca especialmente su aporte en vitaminas del grupo B, las cuales ejercen importantes funciones nutritivas y energéticas de nuestro sistema nervioso. Entre estas vitaminas podemos mencionar la B1, B2, B3, B5 y B6. También aporta vitamina C.

Minerales: es sumamente rico en minerales y oligoelementos, entre los que podemos mencionar el potasio, fósforo, selenio y cromo.

Su contenido en azúcar es bajo

Por su sabor dulce tendemos a pensar que tanto el agua de coco como la leche de coco presentan un altísimo contenido en azúcares. Sin embargo, no contiene glucosa ni fructosa, a pesar de su sabor dulce. De hecho, solo posee un 2% de azúcar.

No contiene lactosa

Como de buen seguro sabrás, cada vez es mayor el número de personas que sufren de intolerancia a la lactosa, una intolerancia al azúcar de la leche que impide su adecuada y correcta digestión, por lo que el consumo de lácteos ricos en este compuesto tiende a causar problemas digestivos y estomacales.

La leche de coco es un buen sustituto de la leche de vaca, principalmente porque no contiene nada de lactosa. Por este motivo se ha convertido en una excelente opción para los veganos, ya que no solo es útil para elaborar batidos, sino que puede ser utilizado como alternativa para hornear deliciosos pasteles y panes.

Protege al cuerpo de infecciones y virus

La leche de coco es rico en ácido láurico, un ácido graso saturado de cadena media que se convierte en un compuesto conocido como monolaurina, el cual destaca por ser un antibacterial y antiviral, actuando como protector de nuestro organismo frente a infecciones y virus.

No engorda tanto como se piensa

Se suele pensar que la leche de coco y el coco en general engordan muchísimo debido sobre todo a su alto contenido en lipidos saturadas. Sin embargo, al ser más rico en ácidos grasos saturados de cadena media, sus lipidos se metabolizan más rápidamente como energía en nuestro hígado, de manera que es menos probable que se almacenen.

De hecho, tienden a ser rápidamente metabolizadas en nuestro organismo, convertidas en energía y por tanto nunca se convierten en lipido corporal (como por ejemplo sí lo harían las lipidos insaturadas vegetales de las oleaginosas).

Siempre su consumo debe ser moderado

Precisamente por su contenido en lipidos saturadas su consumo debe ser moderado y nunca a diario, aunque no hay duda que se convierte en una opción natural muy nutritiva.

¿Cómo consumir la leche de coco?

Estos son algunos de los usos de la leche de coco:

Como sustituto de la leche de vaca. Su textura es más bien similar a la crema, pero se le puede agregar agua. No tiene colesterol, ni hormonas, por lo que es mucho más bienestarable.

Como componente de batidos de frutas, como ser licuados de banana o manzana, también para puré de patatas o de calabaza.

Para preparar un plato típico de Indonesia, flamado Uduk, que es un arroz con coco.

Para hacer platillos colombianos, junto a pescado y carne.

Para hacer una deliciosa piña colada

Cómo preparar leche de coco casera

La leche de coco es una bebida espesa que se puede utilizar en la elaboración de muchas recetas.

La leche de coco consiste en la trituración de la carne de coco maduro, que acumula en su interior una pulpa aceitosa y tremendamente aromática de color blanco, la cual puede también consumirse entera (o sólida).

Este delicioso líquido puede consumirse fresco a partir del mismo coco fresco utilizado como recipiente, o bien adquirirlo como bebida envasada en muchos supermercados, herbolarios y tiendas especializadas.

Por la textura que tiene muchos la consideran un buen sustituto de la crema de leche, pues no contiene colesterol y es más baja en calorías.
Ingredientes

350 gramos de coco troceado o rallado

3 tazas de agua hirviendo (750 ml)

3 tazas de agua a temperatura ambiente (750 ml)

Preparación

Introduce el coco rallado y el agua hirviendo en la licuadora.

Déjalos reposar un par de minutos y procesa.

Incorpora el agua a temperatura ambiente y continúa licuando para que el coco se disuelva bien.

Cuela la leche utilizando un paño de lino o de algodón.

Puedes utilizarla de inmediato, pero si la dejas reposar 48 horas en el refrigerador, lipidos se separará del agua y podrás retirarla con una espumadera para hacer crema batida u otra receta.