Beneficios del té rooibos

Last updated:

En el mundo occidental se le conoce a veces como té rojo de África o té de rooibos, pero no es precisamente un té. Es un arbusto cuyas hojas nos proporcionan una bebida rica en minerales y antioxidantes.

NUTRIENTES DEL ROOIBOS

Es fuente de minerales como el potasio, el calcio, el hierro, el magnesio y el cinc.

Los antioxidantes junto con el magnesio refuerzan el sistema nervioso.

Además esos antioxidantes tan presentes fortalecen nuestras defensas y retrasan el envejecimiento celular derivado del esfuerzo físico e intelectual, las enfermendades, el estrés, el humo del tabaco, la contaminación, una mala alimentación o la edad.

También se considera un antihistamínico natural que no provoca somnolencia.

La aspalatina y la notofagina son dos flavonoides antioxidantes que contiene el rooibos y que le permiten calmar el asma o las alergias respiratorias y cutáneas.

Tiene un alto contenido en vitamina C, por lo tanto ayuda en la absorción del hierro.

PROPIEDADES DEL ROOIBOS

Equilibra el sistema nervioso. Sabemos que al no tener cafeína ni teína no es excitante y además, como decíamos, el magnesio es de gran importancia para el sistema nervioso.

Protege el aparato digestivo. alivia la mayoría de los problemas gastrointestinales y tiene efectos muy buenos sobre la diarrea, el estreñimiento, la gastritis, los dolores de estómago, los
vómitos y las naúseas.

Efecto antioxidante y antirradicales libres. También hemos comentado ya sobre su riqueza en antioxidantes, como la vitamina C, los flavonoides, etc, y añadimos el superóxido-dismutasa y la
quercetina, que ayudan a combatir el exceso de racidales libres y en el caso de esta última, es beneficiosa en caso de alergias y problemas respiratorios.

El gran contenido en calcio, magnesio y, sobre todo, flúor hacen que el rooibos sea una planta ideal para nuestros huesos y dientes.

Volvemos a hacer incapié sobre su efecto antihistamínico.

Cuida la piel en casos de eczema, picazón, costras, dermatitis del pañal, irritaciones, alergias y urticarias.

Para la garganta y la boca se pueden hacer gárgaras. alivia los problemas bucales como las aftas, dolores de garganta, gingivitis y faringitis.

Tiene propiedades antiespasmódicas, es útil en casos de cólicos infantiles. Y hablando de niños y bebés, es un gran complemento nutricional por su riqueza en minerales.

Favorece el crecimiento del pelo y su condición general.

Y el efecto que más nos gusta en esta época del año es el reductor. El rooibos equilibra los niveles de potasio y sodio, fundamental para eliminar la retención de líquidos. Tiene un fuerte
efecto diurético.

Combate el estreñimiento y las malas digestiones.

Carece de azúcares, su sabor proviene de los aceites esenciales y de las flavononas, un tipo de fructosa que no tiene calorías.

PREPARACIÓN DE LA INFUSIÓN DE ROOIBOS

Se calienta el agua en un hervidor o al fuego hasta que esté a punto de ebullición.

En una tetera o recipiente se echa una cucharadita de la planta o un saquito de la misma, solo 1 cucharadita o bolsita por persona y taza.

Se vierte el agua encima, se tapa y se deja infusionar por lo menos 5 minutos.

Se cuela o se saca la bolsita y está listo para tomar.

Puede servirse solo, con leche vegetal fría o atemperado o, si es con agua, se le puede agregar limón.

También se puede endulzar con un poco de azúcar de caña, miel, sirope de ágave, pero se puede tomar solo.

Ahora con el calor que empieza se puede preparar como té helado.