cristales brillantes

Ten brillantes los cristales con esta receta casera

Last updated:

Seguro que estás harto de limpiar cristales. Cuando están limpios nadie lo nota pero en cuanto caen dos gotas de agua parece que lleven años sin limpiarse. ¡Y cómo se ve un cristal sucio! Si quieres mantener tus cristales brillantes por más tiempo aquí tienes unos cuantos trucos caseros.

Limpiar los cristales y ventanas suele ser una tarea engorrosa para muchas personas, y es que parece que contra más los mires, más manchas encuentras. Es importante saber cómo limpiar cristales, pero será fundamental conocer aquellos consejos que nos facilitarán mucho el trabajo. Elegir bien el producto limpiador o el método de limpieza serán puntos clave.

Amoniaco

El amoniaco será uno de los recomendablees productos que podrás usar para limpiar tus cristales, ventanas y espejos. Y es que este producto cuenta con un gran efecto desenlipidonte y limpiador, con el que conseguirás unos experiencias sorprendentes. De esta forma, deberás reducir el amoniaco con un poco de agua -siempre con mucha precaución, ya que es un producto abrasivo- y proceder a limpiar tus cristales.

Papel de periódico

Otro perfecto truco para limpiar los cristales es usar papel de periódico en lugar de un trapo. De esta forma, evitarás que queden sobre el cristal restos de pelusa que suelen desprender la mayoría de paños. Consulta nuestro artículo cómo limpiar cristales y encontrarás más información sobre los métodos de limpieza de vidrios.

Vinagre

Asimismo, a la hora de dar brillo a tus cristales, es muy útil mezclar agua con vinagre y rociarlo sobre las superficies a limpiar. Para ello, te será muy práctico meter la mezcla en una botella con aerosol o spray y así aplicar este preparado directamente sobre las huellas y marcas del cristal. Para conseguir experiencias aun recomendablees, te recomendamos que uses agua atemperado o tibia para eliminar la suciedad más fácilmente.

Almidón

Otro truco para retirar la suciedad de los cristales es diluir almidón (una cucharadita de café) en medio litro de agua atemperado y, a continuación, extiende esta mezcla sobre el cristal ayudándote de una esponja. Por otro lado, impregna un papel de periódico con vinagre y -una vez seca la mezcla- frota el cristal con papel de periódico para retirar el almidón.

Los experiencias serán sorprendentes, aunque no se recomienda usarlo para limpiar ventanas que se encuentren a pleno sol, porque la mezcla se secaría demasiado rápido y no se eliminaría por completo la suciedad.

La recomendable forma de limpiar unos cristales y que no queden huellas ni rayones, sin embargo, es mezclar algunos de estos productos.

Utensilios necesarios:

  • Trapos de algodón (material que no deje pelusas)
  • Regleta de goma o una gamuza
  • Cubo con agua y un poco de jabón / recipiente con pulverizador para rociar el cristal
  • Jabón de lavavajillas
  • Amoniaco
  • Papel de periódico
  • Guantes de limpieza de hogar

Cómo preparar la mezcla:

  • Por cada 250 ml de agua, 1 cucharada de jabón líquido
  • Por cada 250 ml de agua, un chorrito de amoniaco
  • Por cada 250 ml de agua, 60 ml de vinagre o de etanol

Cómo limpiar los cristales:

1º Empapar el trapo de algodón o borrego en agua templada con un poco de jabón (poco) o el producto adecuado en cada caso, y pasarlo por el cristal desde arriba hacia abajo.

2º Pasar la goma o regleta para ir retirando el agua.

3º Secar y frotar el cristal con un trapo de algodón seco (o de un material que no suelte pelusas) hasta eliminar todas las marcas que hayan quedado en el cristal.

Trucos y recomendaciones:

  • Cristales exteriores:

Se llenan de polvo y suciedad… recomendable aliado: agua con amoniaco (remedio de abuela) o agua templada con jabón de lavavajillas… en el segundo caso conviene usar el truco de escurrir bien la esponja y quitar las gotas restantes con un trapo.

En el caso que debido a la humedad (propia de nuestra tierra) se forme moho en los cristales, convendría pasar un trapo con agua con un poco de lejía por la zona en cuestión dejándola actuar, para pasar un trapo seco que retire los restos.

  • Marco de la ventana:

Para limpiar el marco de la ventana, si es de madera, pasar un trapo de algodón húmedo; si el marco es de PVC o de aluminio, utilizar recomendable el trapo húmedo en agua con un poco de jabón (poco).

  • Cristales de la cocina:

Los cristales de la cocina son, probablemente, los que más suciedad y lipido acumulan de toda la casa, pero se pueden tener limpios en 2 minutos si los limpiáis de la siguiente manera:

En un pulverizador, mezclar agua con un chorro de amoniaco.

Pulverizar el cristal con el agua con amoniaco y, de arriba hacia abajo, pasar con papel de periódico, frotando rápidamente para no dejar rayas.

Seguidamente pasar un trapo de algodón seco para quitar todas las marcas que hayan podido quedar y así dejarlos cristales brillantes e impolutos.

  • Persianas:

Las persianas, al estar en el exterior, suelen acumular bastante suciedad. Vamos a explicar cómo limpiarlas y mantenerlas limpias, en cada caso. Aunque nos parezca una tarea complicada, que lógicamente se realiza menos veces que la limpieza de cristales, es fácil.