desinfectantes caseros

Receta tradicional para desinfectar tu hogar

Last updated:

Que la casa esté limpia, más o menos, todos sabemos cómo conseguirlo. Pero desinfectada es otra cosa. Y la realidad es que si hay niños, o animales, o si nos gusta cocinar es importante saber cómo desinfectar las superficies en las que trabajas o la mesa en la que comes. Por bienestar y por higiene. Así que aquí tienes una alternativa ecológica de desinfectantes caseros que puedes utilizar para limpiar tu casa en lugar de llenarla de venenos agresivos para matar bacterias cada vez más resistentes.

Y es que los desinfectantes «normales», esos que te compras en el supermercado están llenos de químicos que llenan nuestros ríos y mares de sustancias tóxicas y contaminantes.

Algunos de los químicos que contienen, como el triclosan, son nefastos para la vida acuática. Y es que, por ejemplo, las plantas de tratamiento de aguas no son capaces de filtrar y limpiar el triclosan, con lo que irremediablemente acaba contaminando nuestros ríos, lagos y océanos. Los desinfectantes caseros no sólo son más económicos, sino que, además de combatir gérmenes y bacterias, protegen la fauna y flora acuáticas.

1. Vinagre con agua oxigenada (peróxido de hidrógeno).

El vinagre, cuando es mezclado con peróxido de hidrógeno y metido en una botella con difusor, se convierte en un eficientísimo desinfectante. Es especialmente eficaz para acabar con cualquier rastro de salmonella y de la bacteria e coli.

Para limpiar vajilla y platos, el vinagre también puede combinarse con bicarbonato de sodio.

Para limpiar encimeras hay que rociar la superficie con agua oxigenada, luego rociar con una capa de vinagre y pasar un trapo.

2. Aceite de eucalipto.

– Combinar 475 ml de aceite de eucalipto con un litro de agua, sacudirlo bien y colocar la mezcla en una botella difusora.

3. Solución de vinagre con aceite de árbol de té.

– Verter dos tazas de agua (500 ml) en una botella con aspersor de agua.

– Añadir al agua 20 gotas de aceite de árbol de té.

– Medir dos cucharadas de vinagre y agregarlas.

– Agitar la botella varias veces para mezclar.

Opcional: agregar un poquito de detergente para potenciar la mezcla.

4. Solución de vinagre y bórax.

– Medir dos cucharadas de bórax y verterlas en una botella.

– Añadir 700 ml de agua atemperado y luego cuatro cucharadas de vinagre blanco. Agitar para revolver los ingredientes.

Consejos: Para realizar la limpieza de lugares donde las manchas opongan más resistencia, añadir media cucharada de detergente.

Usar guantes y mantener las ventanas abiertas cuando se use el bórax. Aunque es una sustancia natural y no es tóxica, puede causar irritación en piel y pulmones.

5. Vinagre y limón.

– Mezclar 1 litro de agua con ¼ de litro de vinagre blanco y el jugo bien colado de un limón.

– Aplicar normalmente con un trapo sobre las superficies a desinfectar.

Se puede usar la misma proporción de mezcla pero con agua atemperado para desinfectar el inodoro dejando actuar toda la noche. Si además de limpieza y desinfección querés buen olor podés añadir 2 gotas del aceite esencial que prefieras a la mezcla.

6. Agua oxigenada y aceite del árbol del té.

– Agregar 3 tazas de agua, 1/4 taza de agua oxigenada, 2 cucharadas de jugo de limón, 10 gotas de aceite del árbol del té a una botella limpia. Mezclar bien.

7. Aceite del árbol del Té y Lavanda.

Llenar a 1/4 una botella a partes iguales de aceite de árbol de té y aceite esencial de lavanda. Llenar el resto de la botella con agua. Agitar bien antes de cada uso. Opción

8. Spray de lavanda. 

Por cada taza de agua agregar 20 gotas de aceite esencial de lavanda. Hacer esto en una botella con rociador.

9. Infusión herbal.

– Llenar un gran frasco de vidrio hasta la mitad con partes iguales de hierbas frescas o secas (capullos de lavanda, menta, romero, salvia).

– Llenar hasta la parte superior con vinagre de sidra de manzana, cerrar el frasco y dejar en una ventana soleada durante 6 semanas antes de usar (colar primero).

10. Spray de Romero. 

Mezclar 1 cucharadita de aceite esencial de romero con 2 tazas de agua.

11. Spray de Pino.

Mezclar 12 gotas de aceite de pino esencial con 1/2 cucharadita de etanol desnaturalizado y 2 tazas de agua.

12. Extracto de semilla de pomelo y limón.

Mezclar una taza de agua con una taza de vinagre, 5 gotas de extracto de semilla de pomelo, 10 gotas de aceite esencial de limón.

Opcional: una gota de jabón de castilla líquido.

13. Infusión de vinagre de cítricos.

– Llenar un frasco grande de boca ancha con cáscaras de cítricos (como limones, naranjas, limas, pomelos).

– Cubrir las cáscaras con  vinagre y dejar en infusión durante cuatro semanas, agitando el frasco de vez en cuando.

– Después colar y llenar una botella con rociador a 1/4 de su capacidad con esta infusión  y el resto con agua.

14. Spray de Tomillo.

– Hervir dos tazas y media de agua, añadir un puñado de tomillo (fresco o seco) y dejar hervir durante una hora o un poco más a fuego medio-bajo.

– Luego cubrir, dejar enfriar y colar. Verter el agua en una botella de spray, cubrir con vinagre blanco.

Opcional: agregar jabón de castilla líquido.

15. Mezcla de Vodka.

– Mezclar en una botella un chorrito de detergente con 2 cucharadas de vodka y el resto de agua. Se le pueden agregar 10 gotas de aceite esencial de lavanda.

16. Solución de agua y vinagre.

– Mezclar el agua y vinagre a partes iguales (o vinagre simplemente), rociar la superficie.

17. Desinfectante en aerosol de limón.

– Llenar una botella agua, añadir 30 gotas de aceite esencial de limón y agitar.

Sirve para canillas, encimeras, pomos de las puertas y ropa blanca.

18. Desinfectante en aerosol de limón y tomillo para varias superficies.

– Colocar 3 cucharadas de vodka o hamamelis en una botella.

– Añadir 20 gotas de aceite esencial de limón, 10 gotas de aceite esencial de clavo de olor,  10 gotas de aceite esencial de tomillo y el resto de agua.

– Sacudir hasta que los aceites esenciales se hayan disuelto.

19. El almidón de maíz.

Es otro excelente producto para la limpieza general de la casa de forma natural.

Se puede utilizar para limpiar las ventanas, alfombras y muebles.

20. Solución de fécula de maíz y vinagre.

– Mezclar 2 cucharadas de fécula de maíz, 1 taza de vinagre y 3 litros de agua.

Es eficaz para limpiar ventanas.