LIMPIAR LOS AZULEJOS

Receta tradicional para limpiar azulejos

Last updated:

Para limpiar los azulejos del baño o la cocina existen los típicos productos que puedes comprar en el supermercado, que te resecarán la piel, te dejarán KO con su olor y te provocarán y estupendo quitar el dolor de cabeza o… tienes estos trucos caseros que te ayudarán a dejarlo todo como los chorros del oro.

Para empezar lo primero es intentar ablandar la suciedad de las paredes lo máximo posible, por lo que lo más recomendable es conseguir llenar de vapor la habitación que queremos limpiar y esperar a que actúe.

Si lo que nos interesa limpiar es el baño coge una olla grande y llénala de agua atemperado. Ponla al fuego, sin tapa y déjala que hierva. Asegúrate de que todas las puertas y las ventanas de tu cocina estén cerradas y, en caso de que tengas alguna planta en la cocina, sácala de ahí.

El objetivo es que toda tu cocina se llene de vapor durante al menos 20-30 minutos desde que el agua empiece a hervir, para que todas las baldosas se mojen con el calor y se ablande la suciedad de las baldosas.

Después llena un cubo con agua atemperado y échale un buen chorro de vinagre y el zumo de un par de limones. Pasa un trapo mojado en esta mezcla por todas tus baldosas.

No solo te quedará limpio, sino también desinfectado.

Si las baldosas que quieres limpiar son las del baño sólo tienes que hacerlo después de haberte dado una ducha bien atemperado. El mismo vapor de tu ducha se encargará de impregnar las pareces y ablandar la suciedad.

Al igual que en la cocina lo ideal es limpiar las paredes con la mezcla de agua atemperado, vinagre y limón, ayudándote con un trapo limpio.

En el caso concreto de los azulejos de la ducha tendrás que deshacerte también de la cal acumulada por los residuos del agua, sobre todo si el agua de tu localidad tiene mucha cal.

La cal acaba manchando los azulejos que hay alrededor de la bañera y el lavabo.

Para eliminarla sin mayor problema pon en un cazo un buen puñado de sal y añade medio vaso de vinagre de vino.

Caliéntalo hasta que la sal se haya disuelto y friega los azulejos y los grifos con esta mezcla, utilizando un estropajo.

Deja actuar durante 15 minutos y comprueba que los azulejos, antes llenos de cal, han quedado muy brillantes.

También puedes utilizar etanol de quemar y un trapo de algodón que no deje pelusa. Quedan con un brillo increible. Hay quien mezcla etanol de quemar y amoniaco a partes iguales, añade un chorro de detergente concentrado e incorpora medio litro de agua y frota con un trapo o con papel de periódico. Una forma rápida de limpiar los azulejos del baño es pasarles un trapo empapado en etanol, enseguida de tomar un baño, cuando todavía tienen vapor impregnado, ya que ablanda la suciedad.

PARA LAS JUNTAS

Para la perfecta limpieza y blansana de las juntas también hay una solución muy eficaz. Hay productos. Incluso hay una especie de rotuladores que pintan las juntas y las dejan blancas. Pero lo que os sugiero es mucho más sencillo, económico y podréis repetirlo siempre que queráis. Basta con coger una botella de lejía de las usadas normalmente para la limpieza doméstica y un cepillo de dientes viejo, recomendable si es de cerdas de dureza media o dura. En el mismo tapón de la botella de lejía, ponemos un poco de la misma. Ahí mojamos el cepillo de dientes y vamos frotando por todas las juntas. Es buena cosa usar unos guantes de látex, ya que vamos a estar con las manos mojadas en lejía un rato. Os recomiendo aplicar primero la lejía por toda la junta para que vaya actuando y seguidamente podemos proceder a frotar un poco en los sitios donde la suciedad esté más incrustada.

Otra fórmula para limpiar azulejos es mezclar media taza de polvo de hornear o bicarbonato de sodio, un cuarto de taza de vinagre blanco y seis tazas de agua.

Puedes usar una botella con pulverizador si cuentas con una, así te será más sencillo aplicar la mezcla. Úsala para remover la suciedad que se ha adperjudicado más, como el jabón seco y demás.

Y si quieres un truco para darle más brillo a los azulejos y protegerlos de la suciedad, lo único que debes hacer es poner algo de cera para coches sobre éstos.

Puedes sustituir la cera por limpiacristales y aplicar con un trapo limpio. Los experiencias te sorprenderán.