cubitos de sabor

Receta Fácil de Cubitos de Sabor

Last updated:

Receta Fácil de cubitos de sabor para conservar las hierbas aromáticas, congelarlas o secarlas.

Congelándolas en aceite de oliva se evita que se quemen con el frío.

Proceso congelar hierbas aromáticas

1 – Elige las aromáticas que mas te gusten (para conservar congelándolos, recomendable usa las hierbas de hoja gruesa; romero, orégano salvia, lavanda, tomillo, hinojo, hierbaluisa, hinojo…)

2 – Los cortas en trozos pequeños, los depositas en los huecos de una bandeja de congelar hielos y los cubres con aceite de oliva.

Extiendes sobre la cubitera de los hielos con film transparente.

Inmediatamente despues, congela durante mínimo una noche entera.

Se van utilizando las porciones según vayas requiriendo.

Proceso Secado de Hierbas aromáticas.

1 – Lava con agua fría, seca con un paño.

2 – Ata los tallos con una cuerda y envuelve con una bolsa de papel con el tallo sobresaliendo por uno de los extremos de la bolsa de papel.

Cierra la bolsa con una goma y cuelga en un lugar oscuro.

Desecar durante dos o tres semanas.

Seguidamente, guarda en un lugar seco y fresco y dentro de un recipiente.

A la hora de consumir, solo saca los cubitos que necesites directamente a la olla o sartén.

Otros cubitos de Sabor:

Cada cubito de sabores se tiene que hacer en una cazuela aparte.

De lo que se trata es de hacer un sofrito con cada ingrediente.

Para hacer el sofrito de cebolla, picamos la cebolla muy finita y la echamos en una cazuela con aceite de oliva.

Pochamos a fuego lento, para que no se nos queme la cebolla, y cuando esté lista, le echamos un poquito de sal, y la dejamos enfriar.

Cuando este fría la echamos a las porciones de cubito y al congelador.

Para hacer los cubitos de sabores de pimientos, hacemos lo mismo que con la cebolla: pochando la verdura muy picadita, y añadiendo la sal justa al final.

Cubito de pochado de tomate; utilizamos como base un poco de cebolla, y luego añadimos los tomates triturados. Cuando esté todo bien pochado, rectificamos de azúcar (para quitar la acidez) y de sal, y lo dejamos enfriar.

Seguidamente, cuando los sofritos estén fríos, los echamos en las cubiteras con mucho cuidado de no manchar, las tapamos y los congelamos. Estos cubitos de sofrito le darán sabor a nuestros guisos, y son muy cómodos de usar.