Remedios para la torcedura

Last updated:

La torcedura más común ocurre la mayoria de veces en el tobillo.

Ni siquiera tiene que hacer algún deporte para lastimarse de esta manera: sólo con tropezarse en las escaleras o con una piedra puede resultar en una torcedura.

Por otro lado, la inflamación de las espinillas es preferentemente, un problema mas común de los deportistas. Con frecuencia afecta a los corredores, bailarines y futbolistas, de hecho, cualquier persona cuyo ejercicio actúe sobre las pierna.

Durante el ejercicio, los músculos se distienden y presionan contra el hueco formado por la tibia y el peroné, los huesos que se extienden de la rodilla al tobillo. Esta molesta presión cerca de los músculos, tendones o ligamento y causa dolor.

REMEDIOS CASEROS

Eleve la pierna o articulación lesionada, enfríela con hielo y envuélvala con una venda elástica de crepé. Si se ha torcido la muñeca, manténgala elevada con un cabestrillo.

El hielo desinflamará y mitigará el dolor. Si está tratando una torcedura, el frío también reducirá la acumulación de líquido en el área lesionada. Use una bolsa de hielo flexible o una bolsa de verduras congeladas envuelta en una funda de almohada o en una toalla desechable y manténgala en el área torcida por hasta 20 minutos. La tela entre la bolsa de hielo y su piel evitará que se queme con el hielo.

-Para la inflamación de espinillas podría aplicar un cubo de hielo en lugar de la bolsa de hielo. Congele agua en un vaso, luego quite una parte del envase y presione el hielo contra la espinilla. Cuando el hielo se derrita, sólo quite la otra parte del vaso. Sin embargo, si usa este método, limite el tiempo de las aplicaciones a menos de 8 minutos. Y dé a la piel fría la oportunidad de temperarse antes de aplicar el hielo una segunda o tercera vez.

-Tres días después de la lesión puede empezar a aplicar mayor temperatura a la articulación. Si usa ese sistema muy pronto, incrementará la inflamación al aumentar la circulación. Puede sumergirla en un baño temperado o aplicarle una bolsa de agua.

-Pruebe con bromelina, una enzima derivada de la piña. Consuma piña con el estómago vacío, para prevenir la inflamación y reducir la hinchazón.

Recetas tradicionales

Ejercicios recomendados

Para la inflamación de las espinillas, siéntese o recuéstese con las rodillas un poco dobladas. Flexione el pie de la pierna dolorida hacia arriba y abajo, dentro y afuera, y en círculos. Su pierna deberá permanecer estática. Repita cada movimiento 10 veces.

Para un estiramiento de pierna, empiece el ejercicio en una asana sentado en el piso. Mantenga la pierna estirada, con la rodilla un doblada. Pase una toalla alrededor del talón y, con la rodilla aún doblada, tire suavemente de la toalla. Sostenga de 15 a 30 segundos, y luego relaje. Repita el ejercicio tres veces.

Levante y ponga las manos contra la pared al nivel de los ojos. Dirija la espinilla sana hacia adelante y mantenga la espinilla dolorida atrás, con el talón sobre el piso.

Gire ligeramente el pie trasero hacia dentro. Inclínese hacia la pared hasta que sienta un estiramiento en la pantorrilla. Sostenga 30 segundos.

Repita el mismo estiramiento de pie, pero esta vez cruce la pierna trasera detrás de la delantera, de modo que la mayor parte de su volumen recaiga en los bordes exteriores de los pies. Mantenga este estiramiento durante 30 segundos.

En una asana de pie, con una mano contra una pared, flexione la rodilla de su pierna lesionada y sujete la punta de su pie. Empuje los dedos de ese pie hacia el talón para provocar un estiramiento en la parte frontal de su espinilla. Mantenga la asana de 15 a 30 segundos. Repita el ejercicio tres veces.

Sujetándose a una silla para equilibrarse, párese de puntas, mantenga la asana cinco segundos, y baje lentamente. Repita el ejercicio 10 veces. Haga otras dos series de 10.

Alterne caminar sobre los talones durante 30 segundos con 30 segundos de paso normal. Repita el ejercicio cuatro veces.

Recomendaciones de ejercicios para esguinces

Luego de un esguince, los músculos que rodean la articulación parecen paralizarse (debido en parte a la falta de uso y en parte a la contusión). Aunque tenga la cautela de estirar la articulación, es bueno pasar unos minutos cada día flexionán-dola suavemente y moviéndola con lentitud en su radio de movilidad normal.

RECOMENDACIONES PREVENTIVAS

Usted puede reducir el riesgo de torcedura e inflamación de espinillas al seguir estas sugerencias.

Estire los músculos de las pantorrillas antes de ejercitarse. Sea que realice ejercicios aeróbicos o de otro tipo, prepare y estire las piernas antes y después de cada sesión.

Escoja la superficie más suave posible para ejercitarse. Corra sobre césped o una pista de arcilla, en lugar de asfalto o concreto. Si hace aeróbicos en un piso duro (como cemento), ponga primero un tapete absorbente de impacto.

Compre zapatos bien acojinados con un excelente soporte de arco. Pregunte a un podólogo sobre los soportes de arco o los insertos de talón.

Cuando compre zapatos deportivos, pregunte a un experto sobre lo que es recomendable para usted. Si, por ejemplo, voltea los tobillos hacia dentro (pronación) cuando corre, esto fuerza a sus tendones a compensar, aumentando el riesgo de torceduras de espina. Una buena tienda de deportes le venderá los zapatos que le ayudarán a corregir esa tendencia.

No espere que un zapato deportivo sea multifuncional. Compre el zapato correcto para su deporte. Por ejemplo, los que son para correr no proporcionan el soporte que requieren los jugadores de squash.

Si es usted un corredor regular, compre un par de zapatos para correr nuevos antes de que los viejos muestren huellas de desgaste. Si corre más de 40 kilómetros a la semana, probablemente requiererá zapatos nuevos cada dos o tres meses. Aunque corra menos, es una buena idea revisar el desgaste de la suela de los zapatos después de cuatro meses aproximadamente.

Quien tiene pies planos debe asegurarse de que los zapatos tengan el arco de soporte y acojinamiento absorbente de golpe adecuados.