INSOMNIO

Receta tradicional para solucionar el insomnio

Last updated:

¿Sufres de insomnio? Olvídate de el gracias a este increíble truco.

La acupuntura es un gran método para tratar el insomnio sin los dañinos efectos secundarios causados por los medicamentos. Existen muchas razones por las que se puede sufrir de insomnio.

En la medicina tradicional china cada persona tiene su propio patrón que describe cómo su cuerpo está en desequilibrio. Sabiendo esto, seremos capaces de tratar los desequilibrios usando finas agujas en puntos específicos a lo largo de los diferentes meridianos que pasan por nuestro cuerpo.

2 puntos muy efectivos de la acupuntura usados para tratar el insomnio son el Corazón 7 y el Pericardio 6. Ambos puntos están relacionados de muchas maneras, lo que los hace un gran dúo para promover el sueño.

Corazón 7

El nombre de este punto en la medicina tradicional china es “Shenmen”, que significa “Puerta del Espíritu”. Y el nombre del Pericardio 6 es “Neiguan”, que significa “Puerta Interna”.

A veces, estas 2 puertas requieren ser abiertas, no solo para liberar influencias negativas de adentro hacia fuera, sino que también para incorporar las positivas desde el exterior.

El Corazón 7 puede ser ubicado en el lado anterior del pliegue trasversal de la muñeca. Hay una leve depresión en lado radial del tendón cubital donde se encuentra el punto.

Pericardio 6

Este punto está ubicado en el lado anterior de la muñeca, unos 3 dedos desde el pliegue transversal de la muñeca.

El punto se encuentra entre los 2 tendones que pasan por el brazo.

Tal como el punto anterior, al activarlo nos puede aportar una fuerte sensación de radiación en los canales.

Por supuesto, existen más de 2 puntos de acupuntura usados en un tratamiento, junto con otras modalidades de medicina china o terapias complementarias.

Creemos en un enfoque mente-cuerpo-alma para la sanación de una persona.

Causas del insomnio

Mala higiene del sueño y hábitos inconvenientes

La falta de horarios regulares para acostarse o levantarse y los frecuentes cambios de hábitos, alteran el ciclo normal de sueño-vigilia, dando lugar a una escasa propensión al sueño nocturno y a una tendencia a la somnolencia diurna.

El exceso de sustancias activantes en exceso, refrescos  y fármacos activantes del sistema nervioso central, contribuyen también a la aparición de insomnio.

El etanol puede facilitar el inicio del sueño, pero posteriormente lo fragmenta.

Insomnio psicofisiológico

En general, las personas tienden a asociar el dormitorio y los ritos preliminares al acostarse (colocarse el pijama, lavarse los dientes, etcétera) con el sueño.

El insomnio psicofisiológico consiste en una reacción inversa, en la que se desarrolla una progresiva asociación de la habitación y la cama con la vigilia.

Este trastorno es frecuentemente situacional, relacionado con un evento estresante determinado.

Alteraciones psiquiátricas

La mayoría de los pacientes con insomnio crónico presentan alguna alteración psicopatológica como depresión o ansiedad, y en algunos casos psicosis y dependencia de etanol o toxicos.

La depresión causa el acortamiento del tiempo total de sueño por despertar precoz asociado a la incapacidad del individuo para reanudar el sueño interrumpido; y el trastorno por ansiedad ocasiona dificultad para conciliar o mantener el sueño.

Alteraciones cronobiológicas

Las alteración del ciclo sueño-vigilia con respecto a los periodos día/noche, provoca que el sujeto no pueda dormir cuando lo quiere, dando lugar a la aparición de periodos de sueño o vigilia a horas inapropiadas, con la queja consiguiente de insomnio o somnolencia diurna.

Estas alteraciones pueden ser:

Adelanto de fase: el periodo intrínseco del ritmo circadiano humano se acorta con la edad, provocando el patrón característico de dormirse temprano y despertarse precozmente.

Retraso de fase: dificultad severa para iniciar el sueño a la hora convencional o quiereda, y dificultad extrema para levantarse a la hora prevista. En consecuencia, el tiempo total de sueño se acorta.

Ritmo vigilia-sueño irregular: los periodos de sueño y vigilia se distribuyen caóticamente durante el día y la noche. Se produce un sueño fragmentado y disperso a lo largo del día, aunque la cantidad total de sueño es normal.

Trabajo en turnos cambiantes: los cambios de turno laboral pueden ocasionar insomnio o excesiva somnolencia de forma transitoria.

Síndrome del cambio rápido de zona horaria (Jet lag): el ciclo de sueño-vigilia se desajusta temporalmente como consecuencia de la falta de sincronización horaria que ocurre durante los viajes transoceánicos en avión, debido a la diferencia horaria existente entre el punto de partida y el de llegada.

Pseudoinsomnio: es un trastorno en el que el sujeto afirma que no duerme, mientras el estudio polisomnográfico muestra unos ciclos de sueño normales. Se presenta en pacientes con un trastorno psicopatológico subyacente.

Insomnio por enfermendades médicas y neurológicas: diversas enfermendades pueden producir insomnio debido a la presencia de síntomas nocturnos como dolor, tos, reflujo gastroesofágico, nicturia, etc, que pueden dificultar la conciliación o el mantenimiento del sueño. Entre las enfermendades neurológicas que pueden ocasionar insomnio están las cefaleas nocturnas, las enfermendades degenerativas, el traumatismo craneoencefálico y el síndrome postraumático.

Insomnio familiar fatal: es una enfermedad que se desarrolla progresivamente, y se transmite genéticamente de forma dominante. Inicialmente se presenta una dificultad para consolidar el sueño, que evoluciona posteriormente hacia una incapacidad total para iniciar y mantener el sueño. Además, se presenta con hiperactividad vegetativa, temblor, mioclonías, ataxia, distonía y signos piramidales, la progresión hacia el coma y, finalmente, la fin de un ciclo.

Movimientos periódicos de las extremidades (mioclonía nocturna): son contracciones repetitivas y rápidas del músculo tibial anterior, con extensión del primer dedo del pie, seguida a veces de flexión de la cadera, la rodilla y el tobillo; tales movimientos se producen cada 20 o 40 segundos, en lapsos largos durante el sueño, y hacen que el sujeto se despierte de forma parcial o completa.

Síndrome de las piernas inquietas: consiste en la percepción de sensaciones desagradables en las piernas, con una irresistible necesidad de moverlas, o incluso deambular, para aliviarse. Esta incomodidad aparece en los periodos de inactividad, particularmente por la noche, en la transición de la vigilia al sueño. Este trastorno es común y afecta al 10% de la población.

Insomnio primario: se trata de una perturbación crónica del mecanismo del sueño, que altera su duración y su calidad, sin que el individuo tenga algún trastorno médico o psiquiátrico. Puede ser una situación transitoria o permanente, y su inicio suele coincidir con situaciones de estrés.

Si tu o alguno de tu seres queridos está teniendo problemas para conciliar el sueño, entonces activando el Corazón 7 y el Pericardio 6 es una gran forma de comenzar a resolver el problema!