cataplasama contra los moretones

Receta tradicional de cataplasma para moretones

Last updated:

Que lo más normal es que de vez en cuando nos demos un golpe, sobre todo con la esquina de alguna mesa o mueble, y nos salga un moretón. Y si además ese moretón es en una pierna o un brazo justo el día antes de un compromiso en el que queremos ponernos un vestido escandalosamente bonito para lucir nuestra piel ya tenemos el drama montado. Así que para no tener que cambiar nuestro vestuario podemos utilizar una cataplasama contra los moretones y ¡a presumir de piel de porcelana!

Ya sabemos que después de llevarnos un golpe no todos reaccionamos igual ni todas las pieles muestran los mismo síntomas. Sin embargo, sea cómo sea, en mayor o menor grado se experimentan síntomas muy similares como los que siguen:

• Dolor en el área del accidente
• Inflamación
• Moretones o hematomas (debido a la ruptura de los vasos ca`pilares)
• Posibles desgarraduras.
• Posibles lesiones en órganos internos.

El moretón o hematoma es una decoloración en la piel debido a la ruptura de vasos capilares y la acumulación de la sangre que aparece en consecuencia de un golpe o contusión (también se le conoce como catemperanal), la cual puede empezar a mostrarse en un tono amarillento o verdoso, el cual poco a poco se torna morado intenso, llegando, en algunas ocasiones, a parecer negro. El tamaño del moretón por lo general indica el tamaño del golpe y la contusión. Si duele el moretón al presionarlo, puede haber lesiones en órganos internos o el músculo, dependiendo la zona donde fue el golpe, y si el dolor es muy agudo o intenso puede existir la posibilidad de fracturas en huesoso cercanos.

Hay hematomas subcutáneos e intramuscular, los cuales se desarrollan también en los órganos internos. Los moretonas suelen crecer o moverse de lugar a medida que las células y los pigmentos efluidos se trasladan en el tejido conectivo.

Un moretón no representa ningún riesgo para la bienestar, por lo general suele suele desaparecer de forma natural, aunque en ocasiones se requiere de algunos tratamientos caseros para ayudar a la sangre acumulada a desvanecerse de manera que deje de provocar el color violáceo sobre la piel.

 Hielo: uno de los recomendablees remedios después de recibir el golpe, es aplicar inmediatamente después un paño con hielo.

• Compresas y cataplasmas: triturar 3 cucharadas soperas de hojas de almendro o caléndula frescas. Colócalas en un recipiente y después, vacía encima de ellas 2 tazas de agua hirviendo. Deja que repose la mezcla por 20 minutos. Luego, calienta nuevamente un poco, de manera que aguantes la temperatura y la sientas agradable. Cuela y moja un paño limpio en el agua y, una vez empapado, aplica encima del golpe.

• Azúcar y limón: este remedio va muy bien sobre todo a los niños. Exprime 2 limones y revuélvelos con una cucharada de azúcar. Luego, aplica encima del golpe, frotando suavemente encima de la piel, y deja ahí el mayor tiempo que puedas.

• Emplasto de hojas de angélica: se realiza con las hojas de la misma forma que se realiza el cataplasma de caléndula. Sin embargo, aquí sólo hay que usar una taza de agua, y después de que las hojas reposaron en el agua  hirviendo por 15 minutos, hay que molerlas. Entonces, se forma una pasta y se aplica encima del golpe.

• Manzana cruda y cebolla: aplicar rodajas de manzana o cebolla cruda encima del golpe.
• Corteza de Hamamelis: preparar una infusión con 25 g mezcla de hojas o corteza de Hamamelis. Hierve en 2 tazas de agua durante 20 minutos. Deja enfriar, empapa una gasa y aplica con frecuencia.

• Ortiga: requieres hervir tres cucharadas de ortiga en un litro de agua durante diez minutos. Empapar una tela de algodón o gasa y aplicar sobre el hematoma 4 o 5 veces al día.

• Pasta de perejil: se labora con perejil fresco y bien molido y un poco de mantequilla. Mezcla muy bien y luego aplica encima del golpe dando pequeño masajes encima, pero no ejerzas mucha presión, sobre todo si hay dolor.

• Anís: requieres hervir una taza de hojas de anís en una taza de agua por 10 minutos. Tapa y deja reposar otros 10. Remoja una gasa en el agua y aplica con frecuencia.

Si te duele mucho la parte donde te golpeaste, requieres averiguar si no se ha dañado algún órgano importante como el hígado, el riñón, etc. Si no puedes mover la zona donde te golpeaste y el dolor es muy intenso, lo más probable es que un hueso cercano al golpe este dañado o fracturado. Es necesario entonces que acudas a tu doctor para que te de las recomendaciones a seguir en estos casos.

Las personas propensas a golpes y contusiones deben observar sus emociones, pues de alguna forma nos volvemos propensos a los golpes cuando en nuestro mundo emocional circulan sentimientos de culpa, castigo, ira contenida y/o protesta.