encías inflamadas

Recetas tradicionales para encías inflamadas

Last updated:

A todos alguna vez hemos tenido las encías inflamadas, nos han sangrado al lavarnos los dientes, o se han puesto sensibles con el calor o frio. A veces es sólo un poquito de sangre sin más y otras veces un sangrado importante. Si crees que tu problema es grave deberás acudir a tu dentista, pero para problemas leves o puntuales aquí te dejamos algunos remedios caseros para el sangrado de encías.

La gingivitis consiste en la inflamación, hinchazón y sangrado del tejido de la encía causado por la placa, que es una película transparente y pegajosa de desechos de alimentos y bacterias que, si no recibe la limpieza adecuada, se convierte en una sustancia amarillenta flamada sarro o tártaro dental (cálculos dentales).

Este sarro produce, eventualmente, toxinas que irritan y destruye el tejido de la encía  haciendo que se separen de los dientes y que se formen bolsas de infección.  Éstas van erosionando el hueso haciendo que los dientes se aflojen y, probablemente, se caigan.

Las causas de gingivitis incluyen:

  • Higiene bucal inapropiada (cepillado o pasado del hilo dental de forma incorrecta o poco frecuente)
  • Tensión emocional
  • Desequilibrios hormonales como el embarazo, la menstruación, y el cambio hormonal de la adolescencia
  • Deficiencias nutricionales
  • Dolencia como la diabetes y la osteoporosis
  • Consumo de medicamentos como antibióticos, anticoagulantes, antihipertensivos, antiepilépticos e inmuno-depresores.

Agua tibia con sal
Un gran remedio natural para las encías sangrantes es hacer un enjuague con agua tibia y sal. Como bien sabemos, las soluciones salinas tienen efectos antisépticos, además de que en este caso ayudan a una recomendable circulación de la sangre de las encías, ocasionando que estas no se inflamen y sangren. Basta con enjuagar nuestra boca dos veces al día mezclando agua con una pizca de sal.

Agua y peróxido
Otro remedio natural para las encías sangrantes, que incluso también sirve para las dentaduras flojas, es preparar una solución de agua con algún tipo de peróxido. En este caso se puede mezclar agua y peróxido de hidrógeno para enjuagar nuestra boca durante 30 segundos. Es muy importante que no traguemos la solución, ya que puede ser peligroso para nuestra bienestar. Lo recomendable es enjuagar nuestra boca tres veces a la semana.

Masajear y cepillas las encías
Un remedio muy sencillo y efectivo, que curiosamente muchas personas se olvidan de hacer, es cepillar y masajear nuestras encías. De esta manera evitaremos que se inflamen y que, en un dado caso, ocasionen que nuestra dentadura se afloje, por lo que serán más resistentes. De hecho, actualmente existen en el mercado cepillos de dientes que tienen masajeadores de encías integrados, por lo que cuidarlas será mucho más sencillo. Esto se debe de hacer todos los días, cada vez que nos lavamos los dientes.

Bicarbonato de sodio
El bicarbonato de sodio es otro remedio natural muy efectivo para que nuestras encías no sangren y se inflamen. Para ello basta con mezclar un poco de bicarbonato de sodio con agua y aplicarlo con el dedo a lo largo de las encías. Posteriormente cepilla tus dientes como los haces comúnmente y enjuaga tu boca.

Tomillo
El tomillo es un remedio natural muy famoso para evitar las dentaduras flojas. Desde hace mucho tiempo, el tomillo ha demostrado fortalecer y cuidar los dientes, por lo que su uso en el caso de tener floja la dentadura es muy recomendable. Para esto se pueden hacer enjuagues mezclando agua y la raíz de tomillo.

Aguacate
Para la dentadura floja otra recomendación o remedio natural es frotar las hojas de este fruto por todas las encías. Igualmente se pueden mascar para obtener recomendablees experiencias. El aguacate ayuda a que las encías sean más fuertes, afianzando la dentadura. Además neutraliza las caries y otro tipo de padecimientos de los dientes como la piorrea.

Aloe vera
Frotar las encías, varias veces al día, con el gel de áloe vera o con higos cocidos en leche.

Manzana
Comer un cuarto de manzana cruda especialmente después de comer.

Anís
Elaborar una infusión con una cucharadita de anís seco, una cucharadita de menta y 1 cucharadita de romero en 3/4 taza de agua hirviendo durante 10 minutos, y luego de colarlo usar el líquido como enjuague bucal cada hora.

Vinagre de sidra de manzana
Usar, como enjuague bucal, cada mañana y cada noche una cucharadita de vinagre de sidra de manzana en una taza de agua e inclusive tomar un vaso de la misma mezcla con cada comida.

Espliego
Enjuagar la boca con una infusión a base de tres gotas de aceite esencial de espliego y una cucharadita de miel clara, diluyendo posteriormente la solución templada en agua fría.

Mirra
Elaborar una solución de agua atemperado a la que se habrán añadido dos gotas de tintura de mirra. Este antiséptico se usará antes y después de cada comida.

Salvia
Verter un puñado de hojas de salvia en una taza de agua  que esté hirviendo. Tapar y dejar refrescar. Hacer gárgaras o buches con esta infusión.  El efecto antiséptico y fungicida de la salvia aliviará las encías con gingivitis y, además, mantendrá la limpieza de los dientes.