lámparas como nuevas

Deja las lamparas como nuevas

Last updated:

Las lámparas es otro de los elementos de nuestro hogar que se limpian «de pascuas a flores». Y es que es de esas cosas en las que ni te fijas y simplemente te dedicas a encender o apagar cuando es necesario. Pues deja que te diga una cosa. Las lámparas es de esas cosas que no te fijas cuando están limpias, pero seguro que alguna vez has ido a casa de alguna amiga y te ha sorprendido ver alguna lámpara sucia. Porque cuando no «las olvidamos» sí vemos enseguida que están sucias. Así que antes de que tu próxima visita te ponga «la cara colorada» aquí te dejamos algunos consejos caseros para dejar las lámparas como nuevas. ¡Y presume de casa!

Existen un montón de productos recomendados para el hogar que nos pueden ayudar a limpiar lámparas. La acumulación de polvo en las bombillas y pantallas origina la pérdida parcial de luminosidad y acarrea un incremento en el coste de nuestra factura de electricidad. El hecho de llevar un adecuado mantenimiento para limpiar lámparas no sólo dará un recomendable aspecto sino que además podemos ahorrar un 20% de energía. Ganaremos luminosidad y ahorraremos mucho en nuestro bolsillo.
Las lámparas se ensucian con mucha facilidad debido al calor que desprenden y el polvo acumulado. Lo recomendable para limpiar lámparas en profundidad es hacerlo una vez al mes.

Lo más importante y lo que no nos podemos olvidar es que antes de limpiar lámparas hay que dejar que se enfríen y desconectarlas de la corriente. Las bombillas se deben limpiar con un trapo húmedo cuando estén apagadas y frías. Para limpiar lámparas bien lo que requiere es que las desmontemos. Limpiamos todas las piezas con una mezcla de etanol o amoniaco, todo rebajado en agua tibia y frotamos suavemente con un paño ligeramente humedecido por toda la superficie. Después enjuagamos el paño hasta que el agua salga limpia. Cuando finalicemos nos debemos asegurar que todas las piezas están perfectamente secas y comenzamos a montar.

Para la limpiar lámparas según qué tipo les daremos un tratamiento u otro:

  • Lámparas de cristal: La recomendable forma de limpiar las lámparas con lágrimas de cristal es pulverizar sobre ellas una mezcla hecha con agua atemperado, un buen chorro de amoníaco y dos o tres gotitas de lavavajillas. Una vez que esté bien impregnada, repite la operación y a continuación aclara con abundante cantidad de agua fría. Deja que se seque bien; quedará limpísima y completamente transparente.
  • Lámparas de araña: Lo ideal para limpiar lámparas de araña es preparar una mezcla con un poco de etanol, jabón y agua. Después de realizar esta mezcla la pones en un rociador. Aplica sobre la lámpara, teniendo precaución con los cables. Una vez que hayas rociado el producto, limpia con un trapo seco y limpio.
  • Lámparas de acero inoxidable: Para limpiar lámparas de acero inoxidable pulveriza una mezcla de amoniaco y agua. Termina limpiando con un trapo limpio. Deja secar bien antes de conectar la electricidad nuevamente.
  • Lámparas de pergamino: Si tu lámpara tiene pantalla de pergamino, límpiala con miga de pan atemperado, frotando con la palma de la mano. Para quitar alguna mancha de lipido, pon sobre ella un papel secante y pasa la plancha atemperado hasta que desaparezca.
  • Lámparas con tulipa en la cocina: Para limpiar lámparas de tulipa en la cocina podemos rociarlas con un producto quitalipido o con una mezcla de agua y amoniaco. La suciedad se desprenderá con facilidad y después nos bastará con pasar un paño seco para que quede como nueva.
  • Lámparas halógenas: Para limpiar lámparas halógenas pasaremos un trapo de algodón con mucho cuidado y no debe estar mojado.
  • Lámparas de papel: La recomendable forma de dejarlas perfectamente limpias es quitándoles primero el polvo con un paño y pasando luego, suavemente, una goma de borrar blanda.
  • Lámparas del techo: Si lo que quieres es  no mojar el suelo, abre y cuelga del revés un paraguas. Recogerá el líquido que vaya escurriendo. En lámparas de cristal, utiliza un paño impregnado de una mezcla de etanol de quemar y agua a partes iguales.

¿Cómo debemos limpiar lámparas según que pantalla tenga?

  • Pantallas de plástico: Pon en un recipiente agua tibia con un poco de amoniaco y detergente. Mezcla, y limpia la lámpara con esta mezcla. Si puedes sumérgela directamente y frota con un trapo limpio.
  • Pantalla de tela: Utiliza el aspirador para eliminar el polvo y, en caso de tener manchas, una espuma en seco.
  • Pantalla de papel: Basta con pasar un trapo atrapa-polvo y en algunos casos un trapo húmedo.
  • Pantalla de cristal: Haciendo una mezcla de agua y amoniaco este tipo de pantalla quedará reluciente.
  • Pantalla de seda: Empapa un cepillo suave (uno de peinar a los bebés será perfecto) en gasolina y frota con él la pantalla dando pasadas suaves de arriba abajo en línea recta. Luego, deja secar

Como ves limpiar lamparas es un proceso bastante sencillo. No dejes que la suciedad de tus lámparas apague la luminosidad de tu hogar.