Recetas de Croquetas y Tallarines de Ayurveda

Last updated:

Estas son algunas recetas del Ayurveda con Croquetas y Tallarines.

Gajar vada
Croquetas de zanahoria con especias

Con este entremés impresionará a todos sus invitados. Debe tener especial cuidado de que la mezcla esté bien consistente.

4 ó 5 zanahorias medianas, lavadas y ralladas 100 g de harina de garbanzo
2 cda de nueces o avellanas, troceadas 1 cda de coco fresco rallado
1 cda de hojas frescas de cilantro o perejil, picadas

2 guindillas frescas, sin semillas y picadas 1 cdita de garam masala
½ cdita de cúrcuma

½ cdita de sal
¼ cdita de levadura en polvo ghi o aceite para freír

Ralle las zanahorias y póngalas, junto con el resto de los ingredientes, en un gran cuenco. Añada el agua necesaria para formar una pasta lo suficientemente firme como para que no se abra al freírla.

Caliente el ghi, o el aceite, en un karhai, wok o cacerola, a fuego moderado. Coja una cucharada de la mezcla. Viértala en el ghi, o aceite, con la ayuda de los dedos. (Puede, también usar una cucharadita para helado con el fin de verter la masa en el ghi). Proceda de igual forma hasta obtener de 8 a 10 vadas cociéndose al mismo tiempo. Regule el fuego y revuelva a menudo las vadas para que se doren por igual por todos los lados, lo que toma aproximadamente de 4 a 5 minutos. Sáquelas con una espumadera y escúrralas en un colador o escurridor de verduras.

Sirva las gajar vadas calientes o a temperatura ambiente con unas hortalizas en salsa, una raita o con yogur natural.

Tiempo de preparación y cocción: 25 minutos

Dahi vada

Croquetas de dal en salsa de yogur

El dahi vada es una variación del urad dal bara. En la India, emplean la hoja húmeda de un platanero para sujetar el vada antes de echarlo al gh…. En ausencia de esta hoja, puede usar su mano. Debe, tan solo, asegurarse de que la mezcla esté lo suficiente espesa como para que no pierda su forma.

200 g de urad dal, lavado
1 cdita de comino en grano
2 guindillas frescas, sin semillas y picadas 1 cda de jengibre fresco, picado

½ cdita de asafétida 1½ cdita de sal
ghi o aceite para freír
4.25 dl de yogur natural 1 cda de coco rallado
2 cda de hojas frescas de cilantro, picadas 2 pellizcos de pimienta de cayena

Ponga el dal en remojo, en agua tibia, durante varias horas. Escúrralo y páselo por la batidora o molinillo eléctrico, con el agua suficiente para formar una pasta espesa y suave. Vierta esta pasta en un cuenco y mézclela con las semillas de comino, las guindillas, el jengibre, el asafétida y ½ cucharadita de sal.

Caliente el ghi, o aceite, en un karhai, wok o cacerola, a fuego moderado. Humedézcase la mano izquierda y ponga en ella 50 g de la mezcla preparada. Aplástela ligeramente con el dedo pulgar de la mano izquierda, formando una tortita. Con el dedo pequeño de la mano derecha apriete el centro de la tortita. Deslícelo, cuidadosamente, en el ghi. Dado que el dal no es muy firme, esta operación requiere una cierta práctica (si resultara difícil puede utilizar, en su lugar, una cuchara). Fría los vadas de 6 a 8 minutos por cada lado, hasta que se tuesten. Póngalos a escurrir en un colador.

Mezcle el coco rallado, el cilantro fresco, la pimienta de cayena y la sal restante con el yogur y cubra los vadas con esta salsa, una hora antes de servirlos. Adorne cada vada rellenando el hoyo del centro con un poquito de chatni de dátiles y tamarindo.

Tiempo de remojo: varias horas para el dal
Tiempo de preparación y cocción: 40 minutos

Sevian

Tallarines de harina de garbanzo

El sevian es uno de los aperitivos que encontrará en cualquier lugar de la India, con distintos ingredientes y formas. El sevian puede comerse solo o como guarnición de un plato de verduras o ensalada. También es delicioso tomarlos una vez se empieza!

225 g de harina de garbanzo tamizada
½ cdita de pimienta de cayena 1 cdita de cúrcuma
1½ cdita de sal

1.5 dl de agua fría
ghi o aceite para freír

Mezcle la harina de garbanzo, las especias, la sal y el agua fría, para formar una pasta espesa y suave. Caliente el ghi, o el aceite, a fuego moderado. Bata la pasta unos segundos. Luego use una espátula para pasar la pasta a través de un colador de agujeros grandes, dejándola caer sobre el ghi.

Repita la misma operación con otra cucharada de pasta y siga así hasta que la superficie del ghi esté cubierta de tallarines. Si la pasta está demasiado líquida y se forman gotas alargadas en vez de tallarines, espésela con más harina. Fría los tallarines, volviéndolos hasta que se pongan ligeramente dorados (continuarán oscureciéndose una vez sacados del ghi). Escúrralos.

Puede también usar una manga pastelera, con un agujero pequeño, para hacer espirales y anillos. Si los tallarines son demasiado largos, pueden partirse en trozos, después de haber sido escurridos.

Tiempo de preparación y cocción: 25 minutos